Electrodo herramienta

Print

ELECTRODOS REVESTIDOS

El soldeo por arco con electrodo revestido es un proceso en el que la fusión del metal se produce gracias al calor generado por un arco eléctrico establecido entre el extremo de un electrodo revestdo y el metal base de una unión a soldar.

El material de aportación se obtiene por la fusión del electrodo en forma de pequeñas gotas (Ver la figura siguiente). La protección se obtiene por la descomposición del revestimiento en forma de gases y en forma de escoria líquida que flota sobre el baño de fusión, y posteriormente, solidifica.


 

 VENTAJAS

 

 LIMITACIONES

- El equipo de soldeo es relativamente sencillo, no muy caro y portátil.    
- El metal de aportación y los medios para su protección durante el   soldeo proceden del propio electrodo revestido. No es necesaria   protección adicional mediante gases auxiliares o fundentes  granulares
- Es menos sensible al viento y a las corrientes de aire que los procesos por arco con protección gaseosa. No obstante el proceso debe emplearse siempre protegido del viento, lluvia y nieve.
- Se puede emplear en cualquier posición, el locales abiertos y en  locales cerrados, incluso con restricciones de espacio. No requiere conducciones de agua de refrigeración, ni tuberias o botellas de  gases de protección, por lo que puede emplearse en lugares
  relativamente alejados de la fuente de energía.
- Es aplicable para una gran variedad de espesores, en general  mayores de 2 mm.
- Es aplicable a la mayoría de los metales y aleaciones de uso normal.

- Es un proceso lento, por la baja tasa de deposición y por la  necesidad de retirar escoria, por lo que en determinadas ha sido desplazado por otros procesos.
- Requiere gran habilidad por parte del soldador.
- No es aplicable a metales de bajo punto de fusión como plomo, estaño, cinc y sus aleaciones,
debido a que el intenso calor del arco es excesivo para ellos. Tampoco es aplicable a metales de alta   sensibilidad a la  oxidación como el titanio, circonio, tántalo y niobio, y  a que la protección  que proporciona es insuficiente  para evitar  la   contaminación por oxigeno de la soldadura.
- No es aplicable a espesores inferiores a 1,5 - 2 mm.
- La tasa de deposición es inferior a la obtenida por los procesos que
  utilizan electrodo continuo, como FCAW o GMAW. Esto se debe a que  el electrodo solo puede consumirse hasta una longitud mínima
  (unos 5 cm.).